0

SKETCH, la nueva impresora 3D educativa de Makerbot

MakerBot estaba preparada para ser una de las mejores historias de éxito del movimiento de hardware open source. Fundados en el conocimiento compartido de la comunidad RepRap, crearon la primera impresora 3D práctica de escritorio dirigida a los consumidores hace más de una década. Pero hoy, después de ser comprado por Stratasys y abandonar sus raíces open hardware, la compañía está completamente ausente en el mercado que ayudaron a crear. Mejores impresoras y más baratas, algunas de las cuales se basan en el mismo linaje RepRap, han tomado por completo el mercado del consumidor; obligando a MakerBot a reenfocar sus esfuerzos en clientes profesionales y educativos.

Esta reestructuración fundamental de la compañía es más evidente con la reciente presentación de “SKETCH Classroom”: un paquete de $ 1,800 USD que incluye programas de estudio, un programa de certificación de maestros, varios rollos de filamento y dos de las nuevas impresoras SKETCH de la compañía. Incluso incluye acceso a MakerBot Cloud, un nuevo servicio en línea que tiene como objetivo ayudar a los maestros a hacer malabarismos con los trabajos de impresión de los estudiantes entre múltiples impresoras SKETCH.

La última impresora que sacó MakerBot no fue diseñada (ni tiene un precio) para makers, e incluso una Replicator de última generación cuesta más que el paquete completo SKETCH Classroom. En la superficie, puede parecer que esto es un retorno a un modelo de precios más razonable para los productos de MakerBot; algo que incluso podría ayudarlos a recuperar parte de los clientes que han perdido con los años.

Solo hay un problema, MakerBot en realidad no hizo la SKETCH. Esta compañía, una vez líder en la industria, ahora ha cerrado el círculo y está utilizando una impresora rebrandeada como la piedra angular de su empuje en el mercado educativo. Si no pudieron construir una impresora lo suficientemente barata como para atraer a las escuelas o simplemente no quisieron, el mensaje es claro: si no puede vencerlos, únete a ellos.

Una cara familiar

Si bien MakerBot no ha reconocido oficialmente que el diseño del SKETCH ha sido prestado por otro fabricante, aquellos que se mantienen al tanto de lo último y lo mejor de la industria rápidamente reconocieron la máquina por lo que era. En los días posteriores al anuncio de SKETCH, miembros de la comunidad de Hackaday notaron que esta impresora 3D “completamente nueva” de MakerBot tenía una sorprendente similitud con otra impresora que actualmente se encuentra en los talleres de varios makers.

Obviamente, se han realizado cambios cosméticos en el gabinete de la impresora, pero cuando se colocan una a lado de la otra, está claro que MakerBot SKETCH es una versión modificada de la Flash Forge Adventurer 3. La disposición mecánica, desde la cama de impresión extraíble hasta el exclusivo ensamblaje del extrusor cerrado, parece ser casi idéntica entre las dos máquinas. La Adventure 3 incluso ofrece su propio software de administración basado en la web, lo que pone en duda si MakerBot Cloud podría ser un producto renombrado.

Curiosamente, MakerBot no es la única compañía a la que le ha gustado la Adventurer 3. Monoprice actualmente está vendiendo su propia versión llamada Voxel, sin cambios obvios en el diseño fuera de la adición de su logotipo. Crédito donde se debe, al menos MakerBot invirtió el tiempo y el dinero para que su versión coincida un poco mejor con el lenguaje de diseño de su línea de impresoras existente.

Es cierto que si vas a elegir una impresora 3D para rebrandearla como tu oferta educativa, podrías hacerlo peor que la Adventurer 3. El diseño completamente cerrado no solo significa que es menos probable que un niño curioso llegue a la máquina, sino que se contendrá todo lo desagradable generado por el proceso de impresión. De hecho, MakerBot incluso ha ido un paso más allá y ha agregado un sistema de filtración integrado para eliminar las partículas de la cámara de construcción. El control de la pantalla táctil y la conectividad de red integrada también contribuyen en gran medida a que la máquina sea más fácil de usar tanto para profesores como para estudiantes.

No solo se trata de impresoras

La Adventurer 3 está actualmente disponible directamente de Flash Forge por $ 449 USD, y la Monoprice Voxel se vende por incluso $ 400 USD. Entonces, por el precio del paquete SKETCH Classroom, podrías obtener cuatro impresoras, con dinero sobrante para obtener un filamento si ahorras unos pocos dólares comprando la versión Monoprice. Si el objetivo era simplemente poner en marcha un pequeño centro de impresión, entonces obviamente eso tendría más sentido.

Pero de eso no se trata realmente el paquete SKETCH Classroom. Si bien el historial de MakerBot nos llevaría a creer que hay un marcado saludable en el hardware en sí, el costo de las impresoras es realmente solo la mitad de la ecuación. También debes tener en cuenta el costo de desarrollar y mantener el plan de estudios.

Para los educadores, una solución completa como esta es muy atractiva. Cualquiera puede ir a Amazon y comprar un par de impresoras 3D de nivel básico, pero no incluirán los materiales de clase o la capacitación que te ayudarán a mantener una sala llena de preadolescentes interesados ​​en ellas. La compra del hardware sin un plan claro sobre cómo convertirlo en una herramienta educativa útil ha dejado una cantidad incalculable de impresoras 3D acumulando polvo en las escuelas de todo el mundo; Si el nuevo paquete de MakerBot puede resolver ese problema, no hay duda de que vale la pena el precio de venta.


Fuente: Hackaday