0

Aprende a trabajar con acrílico

El acrílico es un plástico maravilloso que puede ser usado en toda clase de proyectos. Hay transparentes y de color, y puede ser maquinado, cortado en láser, o calentado y doblado en casi cualquier forma.

Tipos de acrílico

El acrílico viene en dos variedades: extruido y fundido. Si bien pueden parecer idénticos, hay razones por las que puedes elegir uno sobre el otro con base a tus planes de fabricación.

Extruido

El acrílico extruido tiene una temperatura de fusión más baja que el acrílico fundido, lo que lo hace ideal para corte de vectores en una cortadora láser. Esta misma propiedad, sin embargo, lo hace menos ideal que el acrílico fundido si lo estás fresando o perforando.

Fundido

Cuando se trata de grabado con láser, el acrílico fundido es preferido, dado que el grabado resultante será de un color blanco escarchado que contrasta con el resto del acrílico. El acrílico extruido grabado con láser dará como resultado un grabado claro que no contrasta muy bien.

Trabajando con acrílico

Pulido con flama

Si el borde de una pieza cortada de acrílico transparente está escarchada, y deseas aclararla, puede pulirse con flama. Si bien se necesita algo de práctica para hacerlo bien, cepillar lentamente la llama de una antorcha de gas propano a través de los bordes para derretirlos un poco puede darles una apariencia transparente y pulida. Solo asegúrate de no pulir los bordes que se van a pegar, ya que la unión resultante puede no ser tan fuerte.

Doblado

Usando un calentador de banda, el acrílico se puede calentar y doblar en diferentes ángulos. Los calentadores de banda comerciales pueden ser bastante caros, pero hay formas de hacerlo sin ellos. Si tienes un horno tostador, ajústalo a unos 200º y deje la puerta entreabierta. Coloca la parte del acrílico que se doblará justo por encima de la puerta abierta, espera a que se ablande lo suficiente y luego dóblala al ángulo deseado. Si no tienes un horno tostador, puedes (¡con cuidado!) usar una pistola de calor para calentar el acrílico. Cuando utilices estos métodos improvisados, doble el acrílico contra la orilla de una pieza de madera o metal para obtener esquinas rectas y limpias.

Doblando piezas pequeñas

Si estás doblando una pieza de acrílico delgada y pequeña, puedes usar el eje de un cautín como un calentador de banda primitivo. Coloca el mango del cautín en su soporte, conéctalo y luego usa un conjunto de helping hands para sostener la pieza justo por encima del cautín. Asegúrate de vigilarlo, ya que no quieres que el acrílico caiga sobre el soldador.

Corte

Para cortes rectos en acrílico, se puede usar una cuchilla para plástico. Con una regla como guía, jala la cuchilla hacia ti, dejando una marca. Marca el acrílico varias veces más en la misma línea, luego coloca el acrílico en el borde de la mesa y usa una presión rápida y ligera para romper la pieza en dos.

También puedes cortar acrílico con herramientas de hoja más tradicionales, como una sierra caladora, una sierra de banda o una sierra de mesa. Hay hojas de corte para plástico de muchos dientes para estas herramientas, y se recomiendan.

Pegado

El acrílico generalmente se pega con pegamentos a base de solventes, como Weld-On 4. A diferencia de muchos otros procesos de pegado, el pegamento acrílico suaviza las superficies del acrílico y las suelda, uniendo químicamente las dos piezas en una.

Para pegar acrílico con pegamento solvente, generalmente se usa un aplicador de botella de presión con punta de aguja. Coloca el acrílico en el borde donde lo desees y coloca la aguja del aplicador lleno de pegamento donde se unen las dos piezas. Aprieta ligeramente el aplicador mientras tiras de él hacia ti. La acción capilar atraerá el pegamento hacia la articulación. Mantén las piezas en su lugar durante varios minutos (puedes usar sargentos o prensas para esto), y luego permite que el pegamento se fije durante 10-15 minutos antes de moverlo. Después de 24 a 48 horas, la articulación se curará hasta alcanzar su máxima resistencia.

El uso de pegamentos a base de solvente en acrílico extruido cortado con láser puede causar grietas debido a las tensiones internas de las diferencias de temperatura en el acrílico. Para evitar grietas, coloca el acrílico sobre una lámina plana de vidrio en un horno de taller (¡no el de tu cocina!) a aproximadamente 180ºF (82ºC) durante aproximadamente 1 hora por mm de espesor, luego déjalos enfriar al aire. Esto recocerá el acrílico y aliviará el estrés acumulado.

Perforado

Si intentas perforar una lámina de acrílico con brocas convencionales de metal o madera, es muy probable que termines agrietándola. Si la hoja es delgada, usa una broca escalonada en su lugar. Si estás trabajando con una pieza gruesa de acrílico, puedes usar brocas convencionales si primero colocas un trozo de cinta masking sobre el área a perforar. Si el orificio es especialmente grueso, rocía un poco de WD-40 para que actúe como lubricante. Esto ayudará a eliminar las virutas y a disipar el calor a medida que se perfora el orificio.

Fuente: Makezine