0

Robolution, el curso de robótica creativa con cartón que ya gestó su primera generación

La Robolution ya está aquí. El pasado jueves 11 de abril, en el Centro de Cultura  Digital, se llevó a cabo el cierre del programa Robolution, en el que 26 alumnos y 5 maestros se convirtieron en la primera generación de graduados este curso STEAM de robótica creativa con cartón desarrollado por Hacedores y Jacaranda Education con el apoyo de la Embajada de Estados Unidos en México.

Los Centro de Estudios Tecnológicos, Industriales y de Servicios (CETIS) número 2,5, 30, 50 y 54, la red de Unidad de Educación Media Superior Tecnológica Industrial y de Servicios (UEMSTIS) y el Centro Nacional de Actualización Docente (CNAD), fueron las instituciones educativas beneficiadas con este curso.

Visita el sitio de Robolution y checa el curso completo: robolution.mx

El programa busca fomentar en los jóvenes el interés por la ciencia, la tecnología, la ingeniería, las artes y las matemáticas (STEAM), todo esto mediante la aplicación de conceptos de mecánica, electrónica y programación.

“Robolution nace porque queríamos crear un curso STEAM de robótica, pero cambiar los materiales. Alejarnos por completo de los  kits prefabricados, usando el cartón como materia prima y poder enseñar con él, la parte electrónica y de programación y poderlo incluir para hacer prototipos para mejorar la parte de construcción”, comenta Daniel Sierra Álvarez, ingeniero maker en Hacedores y desarrollador del programa.

Te puede interesar: Embajada de EUA lanza Robolution, un nuevo programa educativo

Durante las 12 sesiones de curso los alumnos y maestros de distintas disciplinas aprendieron las características del cartón como elemento de prototipado, pensamiento computacional, electrónica básica (qué es un circuito y los diferentes tipos que existen), programación y la plataforma MakerCode utilizando la microcomputadora Micro:bit para el control de actuadores y sensores.

Los maestros que participaron en el curso dijeron estar sorprendidos y emocionados de ver a sus alumnos tan entusiasmados por los proyectos que estaban elaborando. “Hemos estado platicando con los muchachos: ya tenemos otro grupo de alumnos interesados en aprender y esperamos que los muchachos sean como instructores para sus compañeros”, dijo el maestro Martín Velasco, del Cetis 50.

Los proyectos finales de Robolution

Durante el acto de clausura del programa Robolution, los grupos presentaron los proyectos finales que desarrollaron durante el curso. Después, el jurado conformado por Antonio Quirarte y Daniel Sierra de Hacedores y Gustavo Merckel, de Jacaranda Education e Ivonne Valdés, del Centro de Cultura Digital, tuvo la difícil tarea de elegir al proyecto ganador.

Durante todas las prácticas del curso se consideraron los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU como catalizadores para que los participantes pudieran desarrollar sus ideas y proyectos.

El primer lugar fue para el Perro Lazarillo G5, diseñado para asistir a personas con discapacidad. El perro se enciende, avanza y al detectar los obstáculos inmediatamente se detiene y retrocede. El segundo lugar fue otorgado al proyecto Cetis 50, un minitractor que hace surcos mientras avanza, esparce semillas y finalmente echa tierra para tapar la semilla.

Axel Rodríguez, de 17 años es estudiante de programación en el Cetis 54 y antes de Robolution no sabía que podía hacer tantas cosas con cartón y materiales reciclables. “He aprendido a usar la Micro:bit, la verdad yo no sabía de su existencia, y a programar de diferente manera, ya que estoy acostumbrado a los códigos, estudiante de programación”, dice.

El proyecto final de su grupo fue una Barredora capaz de detectar la basura, ir hacia ella y recogerla con los brazos. El diseño del prototipo está basado en el famoso robot Wall-E.

Otro de los proyectos llamativos de Robolution fue una Bicicleta generadora de energía, creada por los alumnos del Cetis 30. “Cuando uno va pedaleando se genera energía y esto ayuda al medio ambiente, a las personas, porque hacen ejercicio”, comenta Wendy, estudiante de la carrera de programación.

La bicicleta también posee dos sensores: un sensor de oscuridad ubicado en la parte delantera que al no detectar presencia de luz, enciende la de la bicicleta y un sensor ubicado en la parte trasera que emite un sonido y una luz de alarma cuando detecta un carro demasiado cerca de la bici.

El proyecto del Cetis 2 fue una abastecedora de composta para cultivos. “Lo hicimos en tamaño escala, reducido 4 veces pero nuestro tamaño real sería 1 metro de ancho y de altura 1.60. Podría llenarse y abastece cualquier tipo de cultivos con composta”, explica Sofía del Real, de 17 años, estudiante de Arquitectura.

Ser amigos de las máquinas

Después de expresar la satisfacción de haber sido parte del proyecto Robolution en nombre de la Embajada de Estados Unidos en México y confesar lo impresionada que se encontraba con cada uno de los proyectos, Carolyn Turpin, Consejera Adjunta de Asuntos Culturales instó a los jóvenes estudiantes a que se hicieran amigos de las máquinas y no verlas como enemigas, porque es la solución a todos los problemas del futuro.

Por otro lado, el Maestro Roberto Salgado Rodríguez, subdirector de desarrollo integral en la UEMSTIS dijo estar sorprendido con todo el crecimiento y aprendizaje de los alumnos. “Este es un ejemplo de cosas que se viven en la vida. Tú vas a estudiar arquitectura, pero los problemas que te lleguen los vas a tener que resolver de manera multidisciplinaria. Tenemos que aprender a trabajar en equipo con diferentes personas en diferentes contextos y empezar a conocer de todo”, concluyó.

Agradecemos al Centro de Cultura Digital (CCD) por las facilidades otorgadas y por ser la sede de Robolution.

El curso completo de Robolution estará disponible en el sitio www.Robolution.mx para que cualquier profesor o persona interesada pueda impartirlo sin costo alguno.