0

Es bastante posible que ésta sea la última Bay Area Maker Faire

La Bay Area Maker Faire tuvo lugar este fin de semana, y esta podría ser la última. Este informe proviene del San Francisco Chronicle, y cubre los problemas continuos de financiamiento y organización de lo que se ha llamado The Greatest Show and Tell on Earth. De acuerdo con el CEO de Maker Media, Dale Dougherty, “es muy posible que este evento sea la última Bay Area Maker Faire”.

Maker Faire ha estado atrayendo a artistas, artesanos, inventores e ingenieros durante más de una década. En un fin de semana se pueden ver artesanías, drones de carreras personalizados, experimentos científicos, computadoras caseras, gigantescas impresoras 3D, arte LED interactivo y mucho más. Este es un festival construido alrededor de una subcultura definida por un acto de creación; Si haces algo con tus manos, o si construyes algo, Maker Faire tiene algo para ti. De cualquier forma que lo definas, este es el Movimiento Maker y desde 2006 ha habido una Maker Faire, un festival para celebrar a estos creadores.

Es triste saber que el futuro de este evento está en peligro. Echemos un vistazo a cómo llegamos aquí y qué nos deparará el futuro.

¿Dónde está el problema en la Bay Area Maker Faire?

En la entrevista de The Chronicle con Dale Dougherty, los problemas financieros son protagonistas del futuro incierto. Teníamos que preguntarnos por qué. La asistencia es todavía bastante alta y muestra que hay demanda, pero ¿es el costo un problema? Para una familia de cuatro, un pase de un solo día cuesta $ 130 USD. Una botella de agua es de seis dólares. En términos de entretenimiento, Maker Faire no es terriblemente caro; un pase de un día para una familia de cuatro integrantes al Exploratorium, un museo para niños que es lo más parecido a Maker Faire, cuesta $ 100 USD. Si bien el costo de asistir a Bay Area Maker Faire es un problema, no es algo que resulte escandalosamente caro — aparte de los vendedores de alimentos, por supuesto — pero sí es un problema.

No obstante, la asistencia ha disminuido en los últimos años. En 2015, 145,000 makers asistieron a la Bay Area Maker Faire, un ligero aumento con respecto a 2014. En 2016, Make reportó una asistencia de 150,000, y en 2017 se ubicó en 125,000. El número para el 2018 era solo 100,000. Todavía hay mucha gente, pero en menos de dos años, la asistencia a la Bay Area Maker Faire se redujo en más del 30%.

Los makers exhiben y asisten a Bay Area Maker Faire sin costo alguno. Los makers individuales que están tratando de hacer un negocio de su oficio, y las organizaciones sin fines de lucro con presupuestos pequeños, pueden exhibir por $ 525 USD a $ 1,500 USD por stand. Es más difícil obtener números para las compañías “maker” que se encuentran entre los makers individuales y las grandes corporaciones. Pero se ha escuchado que el aumento en los precios de los stands ha provocado que algunas de estas compañías dejen de tener un stand en la feria.

Si bien la economía de Maker Faire puede que no tenga sentido para algunas pequeñas empresas en el mercado del DIY, Maker Faire aún cuenta con el respaldo de grandes compañías que encabezan el evento. Incluso aquí, el apoyo está disminuyendo. Enormes patrocinadores como Intel han salido del “mercado maker” por completo.

Es fácil ver que la crisis entre la disminución de los ingresos por asistencia y la caída de los patrocinios pone en peligro el futuro del evento.

¿Es la economía?

La disminución de la asistencia y la disminución del número de patrocinios son simplemente un síntoma. Cualquiera de estas razones no es suficiente para explicar el posible cierre de Maker Faire. La feria, en su esencia, es un festival del “hágalo usted mismo” y hay un precedente histórico del auge y caída de este mercado.

Bob Vila, de la fama de This Old House, atribuye el éxito de su espectáculo a la terrible economía de los años setenta. Esta era una época en la que los propietarios de viviendas remodelarían en lugar de mejorar, y This Old House estaba allí para enseñar a la gente cómo hacerlo. El DIY parece estar correlacionado inversamente con la economía, y en este momento la economía está haciendo un gran trabajo. En diciembre pasado, el desempleo en los Estados Unidos fue de 3.9%, una tasa no vista desde hace mucho tiempo.

Hay una razón por la que TechShop vio una explosión masiva de crecimiento en el 2008, solo para cerrar la mayoría de sus ubicaciones en 2017. Existe una razón por la que RadioShack murió en 2015.

Maker Media ha visto una serie de despidos, con la ronda más reciente en marzo. Hace años, en la cúspide del movimiento Maker, el veinte por ciento del personal fue despedido. Hay mucha especulación sobre por qué sucede esto y, lamentablemente, muy pocos datos para dar una idea clara de lo que está sucediendo.

Maker Faire no es la comunidad maker

Si esta es la última Bay Area Maker Faire — y no es del todo seguro que sea la última todavía — no es hora de llorar. La “comunidad maker”, sea lo que sea, puede haber sido adoptada por Maker Media, pero no fuimos creados por ellos. El DIY y la ingeniería amateur han existido desde la invención del torno y el soldador. Y la artesanía ha existido desde tiempos inmemoriales.

Maker Media y Make Magazine han hecho grandes cosas para alentar a la comunidad a lo largo de los años, y estaremos tristes de ver que las Maker Faire llegan a su fin, pero también tenemos otros puntos de venta.

Si bien en algunas mentes de la gente, Maker Faire, Make Magazine y Make Media representan a la comunidad, vale la pena recordar que solo son una empresa con fines de lucro que puede fracasar por cualquier número de razones económicas y financieras. Si este es la última Bay Area Maker Faire, eso no significa que la comunidad sea la culpable.

Fuente: Hackaday