0

Restaura tus herramientas oxidadas

Si te interesa hacer muchas cosas pero no cuentas con las herramientas y tampoco el dinero para comprarlas, puedes restaurar unas que se encuentren oxidadas y reutilizarlas. Quizás en tu casa cuentes con dicha  herramienta, o de lo contrario, puedes preguntarle a un amigo, familiar o vecino.

Paso 1: Consigue los materiales

-Vinagre de sidra de manzana o vinagre blanco. 
– Sal.
– Un recipiente de plástico.
– Un cepillo de dientes viejo.

Paso 2: Sumerge la herramienta en vinagre

Coloque la parte oxidada de la herramienta en el plato y vierta suficiente vinagre para sumergirla.

Paso 3: Aplica sal generosamente sobre toda el área

Paso 4: Deja la herramienta en la mezcla durante 24 horas.

Paso 5: Cepilla

Después de un día, la herramienta debería tener una gran cantidad de escamas de óxido y escombros en la solución. Use el cepillo de dientes viejo y frote los depósitos restantes.

Paso 6: Trabaja la herramienta hasta que vuelva a funcionar

Cepilla la herramienta y vuélvela a sumergir en el vinagre si es necesario y repítelo constantemente. Si eso no funciona, déjala 24 horas más.

Paso 7: Sécala y aplica aceite

Enjuagua la herramienta y luego seca el exceso de agua o vinagre que pueda. Colócala en un lugar cálido para que se seque. Agrégale gotas de aceite para evitar que se vuelva a oxidar.