0

¿Los robots pueden bailar?

Industrial Improvisation, el proyecto de tesis de Chryssa Varna de la Bartlett School of Architecture UCL (University College of London), es justo lo que  se pregunta. En colaboración con Ruairi Glynn, profesor de Arquitectura Interactiva en la UCL, y su colega Ollie Palmer, estudiante de doctorado y artista, Varna está empleando danza contemporánea como una plataforma  sorprendentemente conmovedora para demostrar la complejidad de movimiento alcanzable cuando el diseño cinético y la robótica industrial se fusionan.

La creadora, posee (como era de esperar) experiencia en danza y  fotografía, además de la arquitectura y el diseño, y  está especialmente interesada en la fusión de los universos aparentemente paralelos de la coreografía y la arquitectura cinética, utilizando tecnología para transformar el performance y la escenografía en arte viviente.

Parece ser que cada vez se emplea más el uso de tecnología meramente industrial a aplicaciones artísticas, esto representa una invitación para reflexionar en torno a la poética de las máquinas. Otro proyecto parecido, que publicamos con anterioridad es Box

Conoce más.