0

Intelirobot: Un makerspace en San Luis Potosí

Como parte de nuestra agenda para promover el movimiento maker en México, esta ocasión entrevistamos a los chicos de Intelirobot, que ahora funge como una escuela de robótica y un makerspace. Ubicado en San Luis Potosí, este recinto actualmente es dirigido por Rodrigo Molina y Paola Galindo, quienes desde hace ya varios años han promovido el uso de la tecnología para fines educativos en aquella región del país. Ambos amablemente atendieron nuestra entrevista, conoce sus experiencias:

¿Cuáles son los antecedentes del makerspace?

Rodrigo: Intelirobot empezó como una escuela de robótica hace 5 años a partir del trabajo del Dr. Efraín Castillo Muñiz, quien dirigió a un equipo de robótica de la Universidad Politécnica de San Luis Potosí para su participación en el Torneo Mexicano de Robótica. 

El Dr. Castillo fue nuestro profesor y me pidió dar clases de mecatrónica en Intelirobot, pero para ese entonces la escuela estaba decadente, por lo que solicité cambiar la forma de administración y entonces recurrí a Paola, juntos empezamos a levantar Intelirobot. Luego estuve un tiempo en la Ciudad de México donde trabajé en una empresa de publicidad digital, ahí conocí a personas que estaban involucradas con el movimiento maker. Poco a poco aprendí sobre el movimiento y sobre los makerspaces. Permanecí ahí hasta Agosto de 2013 para entonces regresar a San Luis Potosí y comprar finalmente Intelirobot.

Paola: Iniciando 2014 comenzamos una nueva etapa, le dimos más forma a todo, desde la organización de los horarios, hasta el monto de las cuotas. 

Rodrigo: En marzo fuimos a la Oaxaca Mini Maker Faire, donde conocimos a Lino Romero de Ideas Disruptivas, a los chicos de The Inventors House, a Guillermo Romero de 3D Robotics, y a otros makers que nos dieron un panorama más amplio del movimiento maker en México.  Regresando de Oaxaca finalmente abrimos nuestro makerspace.

intelirobot1a

¿Cómo ha marchado el makerspace?

Rodrigo: Ha habido respuesta, ciertamente no ha sido muy diferente a la forma en que hemos trabajado todo el tiempo. Sin embargo, algunas personas no se adaptan a la forma de trabajo de un makerspace, ya que prefieren que alguien les enseñe algo. En un makerspace uno llega y comienza a trabajar sobre algún proyecto que quiera hacer, puede usar las herramientas disponibles y pedir ayuda a los otros miembros. Mientras que otros prefieren llegar, sentarse, y que alguien les enseñe algo o les diga qué hacer. Es cuestión de gustos.

Sin embargo, en Intelirobot lo que más nos deja dinero es la escuela de robótica. Actualmente contamos con 65 alumnos, casi todos son niños de 5 a 16 años, mientras que el makerspace cuenta con unos 14 miembros, la mayoría ingenieros o estudiantes de ingeniería en mecatrónica.

intelirobot3a

¿La gente está interesada en el movimiento maker, cómo perciben el movimiento en San Luis Potosí?

Rodrigo: Aquí en San Luis, la gente es muy cerrada a adoptar nuevas ideologías, somos muy cerrados a las cosas nuevas, por eso hemos batallado en fomentar el movimiento maker. A veces tenemos reuniones entre los miembros del makerspace y precisamente hablamos del movimiento maker, proponemos ideas y proyectos. Todos se muestran muy entusiasmados e interesados.

Otro hecho es que lo que hacemos en Intelirobot encaja muy bien dentro de lo que es ser un maker, todos somos makers, pero no somos conscientes de ello. 

¿Cuáles son sus planes a futuro?

Rodrigo: Queremos fomentar la tecnología a los más chicos para que se sumen al movimiento maker, continuar el proceso de evangelización en universidades, participar en más concursos a nivel nacional, y hacer crecer nuestro makerspace.