0

El problema de la trascendencia – Arduino / Genuino

Hace 10 años un grupo de personas inició un proyecto que revolucionaría la forma en la que se desarrolla la electrónica a nivel mundial. Le dieron forma a una plataforma que democratizó el acceso a herramientas de desarrollo que hasta ese momento eran restringidas debido al alto costo del hardware y de sistemas de desarrollo. Su gran valor fue la integración de varias herramientas Open Source, sacándolas de su nicho y evolucionándolas para crear lo que hoy conocemos como Arduino.

Arduino fue permeando en todos los niveles, ya que su facilidad de uso, su accesibilidad al hardware y su libertad de modificación y expansión, dieron cabida a que muchos individuos de diferentes industrias (docencia, médica, artística, industrial, etc) explotaran esta plataforma, desarrollando soluciones cada uno en sus propias áreas, añadidas a la plataforma, ya sea de hardware y/o software y siguiendo con la forma planteada por el Arduino Team, es decir, liberando diseños, liberando documentación (de menor o mayor calidad) y difundiendo todo eso para que cada vez más gente sea participe, ya no sólo de una plataforma, sino de toda una filosofía.

Tal ha sido la magnitud de esta filosofía, que las grandes industrias han ido modificando sus políticas para irlas adaptando a este nuevo paradigma, en donde la Propiedad Intelectual va quedando a un lado en pos de un modelo evolutivo que permita la generación rápida y exponencial de nuevos desarrollos que están resolviendo necesidades que antes sólo grandes equipos de desarrollo podían resolver. Ahora, un individuo con tiempo y ganas, puede dar solución a necesidades esenciales a nivel mundial que brindan mejoras de vida.

Y no sólo eso, la plataforma ha servido como base para la creación de nuevas industrias: los drones, los smartwatches y la impresión 3D han experimentado una masificación gracias al uso en etapas iniciales de Arduino para su prototipado y así como en su posterior ciclo de desarrollo.

Así como tal, la filosofía Arduino ha llevado a cambios en la vida de muchas personas, y en este punto me pongo de ejemplo. Hace tres años empecé a dar cursos de Arduino en el Hackerspace Monterrey como una manera para obtener recursos para mantener el lugar, y también como un medio para aprender más de la plataforma. Hoy, tres años después, me encuentro dando cursos a individuos, escuelas y empresas, así como desarrollando productos específicos con un alto grado de “customización” con los que mis clientes se maravillan por la versatilidad de la solución final, y ahora estoy cambiando el modelo de cobrar por sólo un producto a cobrar por un desarrollo que se adapte completamente a las necesidades de mis clientes.

Todo eso, para mi, es TRASCENDER. Ir más alla de la situación inicial, evolucionando y permeando a diferentes niveles de la sociedad en donde el resultado está mucho más allá de la concepción inicial de sus creadores, y considero que ese resultado existe como un bien o un activo que permite la mejora de la humanidad.

El problema.

No es mi finalidad nombrar las causas de lo que llevó a Arduino a tener que hacer un cambio de nombre hacia Genuino, ni el profundizar en el porqué una plataforma que ha revolucionado al mundo, parece encontrarse a la deriva en los últimos meses.

La finalidad de este texto es hacer un llamado a todos aquellos que de una u otra forma estamos relacionados con Arduino, a plantear soluciones que ayuden a los creadores (Arduino Team) a descifrar lo que será el siguiente paso de Arduino/Genuino, a cómo encontrar un equilibro de coexistencia entre estas dos marcas que tienen la misma base y que, creo, tienen o deberían tener una misma finalidad.

  • ¿Cuál es esa finalidad?
  • ¿Cuál es el siguiente paso de Arduino en esta cadena de desarrollo?
  • ¿Cómo aplicar métodos distribuidos para que Arduino mantenga esta trascendencia?
  • ¿Cómo fomentar la mutación en favor de la evolución?

Porque Arduino no es sólo una placa, un bootloader o un IDE, Arduino es una plataforma, una filosofía, una comunidad, de la que cada vez más personas somos parte.

 

Artículo escrito por Edén Candelas, explorador del opensource hardware, co-founder de ino.academy y co-founder del Hackerspace Monterrey.