0

David Cuartielles visitó nuestras oficinas en la Ciudad de México

El ArduinoDay celebrado en la Ciudad de México, fue el más grande del mundo”. David Cuartielles.

c1

David Cuartielles, uno de los fundadores de Arduino, recientemente vino a nuestro país a dar una conferencia en Campus Party MX5, donde también se enteró del ArduinoDay que organizamos en la Ciudad de México. Días después, David quería conocernos y, junto con nuestros amigos del MedialabMx, tuvimos un encuentro informal donde platicamos sobre varias cuestiones relacionadas al movimiento maker.

¿Percibiste el movimiento maker en Guadalajara?

En Guadalajara conocí a los chicos de The Inventor House, quienes me platicaron de su hackerspace en Aguascalientes, son personas muy jóvenes y ese tipo de iniciativas son las que tienen más futuro, también vi a muchos universitarios en Campus con el interés de empezar a hacer cosas y conocer de qué trata el movimiento maker. Sin embargo, para formar un movimiento, hay que trabajar en campo: con universidades, colegios, colectivos, y que los miembros de éstos hagan también difusión. La palabra maker me resulta muy compleja, porque lleva asociada una marca muy fuerte (Make:), y haciendo un análisis etimológico, encuentro que doer es un término más apropiado porque abarca más.

Actualmente hay muchos profesores que están haciendo cosas que se pueden englobar dentro de esta cultura pero ellos no lo saben, he trabajado mucho con éstos y son un excelente grupo de referencia, ya que son personas comunes con un trabajo donde tienen que emplear muchísimos conocimientos técnico-prácticos relacionados a la cultura maker. Por otro lado, hay personas que hacen cosas pero que no quieren casarse con una ideología, lo interesante del movimiento maker es que no tiene ideología. No fui testigo de la cultura DIY de los años setenta, pero he sido partícipe de la cultura del hackerspace en España, donde surgieron un montón de hackerspaces en los años 90´s, yo formé parte de al menos tres.

Por el año de 1995- 96 es cuando se crea la cultura Hacker de España, que está muy ligada a la de Italia, ambas junto con la de Alemania, son las culturas hacker mas fuertes de Europa. La diferencia es que el Chaos Computer Club de Alemania, es una asociación que está muy bien fundada, mientras que la comunidad hacker de España es completamente anarquista, es muy política. A finales de los 90´s muchos Hackerspaces desaparecieron por dificultades con sus instalaciones, y porque mucha gente no quería relacionarse con culturas que están fuertemente politizadas. Entonces, el movimiento maker fue el siguiente paso: coges el movimiento hacker, le quitas la ideología y añadiendo el arts and craft formas el movimiento maker.

Make Magazine está haciendo un esfuerzo muy interesante al organizar las MakerFaires, un evento libre de ideología que, en teoría, invita a todo el mundo y permite que cualquier persona que tenga un proyecto pueda ir y mostrarlo. En cambio, en los Hack Meetings, lo primero que te preguntan es: ¿ejecutas Linux? Yo corro Debian pero siempre he tenido un conflicto con la gente que es dogmática hacia ese aspecto, porque sólo asustan a la gente a la que precisamente quieren llegar.

¿Cómo ves el movimiento maker en México?

Es interesante, yo estuve un tiempo en el Faro de Oriente, que en mi opinión es el mejor de los faros, y dentro de él trabajé con el Computer Club House, que en aquel entonces carecía de muchas cosas por lo que buscamos un nuevo responsable, mismo que sería un chico que tomó un taller que dí en 2007, Alejandro Jiménez.

El movimiento ha empezado lento en México, y hay 2 cuestiones relacionadas a ello:

  1. La gente de alto nivel tiene que interesarse: empresarios, emprendedores, universitarios. Ellos son los encargados de llevar el mensaje a las demás personas y hacerles ver que esto les hará bien.
  2. El acceso a los materiales: hay cierta dificultad para acceder a la tecnología, sin embargo, en México este problema no es tan grande como en otros países de latinoamérica.

Por otro lado, una ventaja de aquí es que hay una cultura muy fuerte de auto empleo, algo parecido a lo que sucede en Suecia (donde actualmente vivo), allá la gente además de tener un empleo formal tienen una micro empresa, que la atienden a su ritmo, sin mucha presión. Por ejemplo hay unas chicas que tienen una pequeña empresa que se dedica a fabricar varillas para convertir platos de cerámica en bandejas. Al final del año, ese pequeño ingreso que genera el negocio te paga las vacaciones, por ejemplo.

Eso me sorprendió mucho de los suecos, cosa que ahí es normal, mientras que en España es anormal. En España la gente que estudia carreras, lo hace para que alguien lo contrate, y no es que esté mal, las empresas grandes siempre existirán, pero la tecnología permite hacer un montón de cosas en una escala mucho más pequeña.

c2

¿Sigues involucrado en el desarrollo de las nuevas versiones de las tarjetas Arduino?

Sí. Arduino ahora es una empresa de tamaño mediano, y yo me hago cargo de las oficinas en Malmö (Suecia), ahí trabajo con mi equipo en investigación y desarrollo. Tenemos oficinas en Suiza, Suecia, Italia, Estados Unidos, Hungría y Bangalore.

¿Qué opinas de las muchas tarjetas que han salido al mercado como competencia de Arduino?

Es interesante el caso de la Launchpad MSP430. Nosotros creamos una comunidad para no expertos, mientras que Texas la hizo para expertos con su Launchpad. Entonces, al vender una tarjeta lo más barata posible, intentaron hacer una comunidad grande, querían que los usuarios desarrollaran librerías, hicieran proyectos, documentaran, etc. Fue un experimento muy interesante, pero no cuajó, por supuesto que se venden muchas tarjetas de éstas, pero no está al mismo nivel que Arduino, ya que mientras ellos se dedicaban a hacer algo que nosotros ya habíamos hecho, nosotros desarrollábamos nuevas plataformas.

Siendo que Arduino es hardware libre, la gente dice fácilmente: si ellos hicieron esto, nosotros también podemos. Sí claro que pueden, pero llegar a este nivel de desarrollo con un equipo de 40 personas en 7 países diferentes lleva su tiempo. No nos asusta mucho la competencia.

Por otro lado, las tarjetas Arduino no generan mucho dinero, el margen de ganancia de cada placa es muy bajo, el dinero realmente lo ganamos a través de becas de investigación, proyectos educativos, consultorías, colaboraciones con empresas, etc. En realidad trabajamos como una empresa normal de software libre. La diferencia radica en que nosotros podemos hacer proyectos de manera muy rápida, cumplimos con plazos de tiempo muy estrictos.

Luego de nuestra cálida plática con David, nos sentimos muy contentos y agradecidos de su visita. Es gratificante escuchar de la voz de los expertos los beneficios del movimiento maker y su futuro prometedor en una ciudad como el Distrito Federal. 

c3

En la foto: Julio Zaldivar (MediaLabMx), David Cuartielles, Antonio Quirarte (Hacedores) y Christopher Galicia (Hacedores).