0

¿Cómo podemos medir el impacto de los makerspaces?

Entonces, ¿Cómo hacerlo bien cuando se trata de usar los makerspaces?

Ahora que han sido establecidos en escuelas de todo el mundo, ¿cómo podemos medir el impacto que tienen los makerspaces en el aprendizaje y los logros de los estudiantes?

La mayoría de los facilitadores estaría de acuerdo en que los puntajes de las pruebas estandarizadas nunca pueden reflejar con precisión el impacto que tienen los makerspaces en el rendimiento de los estudiantes.

Más bien, es una combinación de los procesos de Design Thinking, las experiencias de aprendizaje de servicio y las habilidades del siglo XXI que se están desarrollando en los espacios de fabricación que impactan positivamente en el aprendizaje de los estudiantes.

 

Design Thinking

El Design Thinking es un marco de resolución de problemas que ayuda a los estudiantes a definir problemas, empatizar con los que se enfrentan, abordar estas cuestiones, desarrollar prototipos que generen posibles soluciones y perfeccionarlos a través de múltiples intentos hasta que se haya generado una solución viable al problema.

Las escuelas que han implementado el Design Thinking en los makerspaces han sido testigos de cómo este proceso da a los estudiantes la estructura que necesitan para planificar cuidadosamente sus diseños y registrar su pensamiento antes de sumergirse en la fase de creación.

Posiblemente la fase más importante del ciclo de diseño se produzca después de que el prototipo inicial está completo, ya que los estudiantes reflexionan sobre su creación y hacen planes para iterar el prototipo y mejorar, así el ciclo de diseño comienza de nuevo.

Faith Lincicum, del Distrito Escolar de Wisconsin dice:
“El ciclo de diseño permite a nuestros estudiantes desarrollar una mentalidad de crecimiento. Estoy continuamente sorprendida de cómo los estudiantes están dispuestos a atacar un problema una y otra vez hasta que encuentran una solución que funciona “.

 

 

Aprendizaje-servicio

Aprendizaje-servicio es un método de instrucción en el cual los estudiantes aplican conocimientos académicos y habilidades para atender las necesidades genuinas de una comunidad.

Cuando el proceso Design Thinking está conectado al Aprendizaje-servicio en el makerspace, el proceso de aprendizaje se lleva a un nuevo nivel a medida que los estudiantes desarrollan un sentido de organización y profunda empatía con el usuario.

En el distrito escolar de Round Rock en Austin, Texas, los estudiantes de 8º grado participan en un proyecto de Aprendizaje-servicio en el que señalan la necesidad de su comunidad, desarrollan un plan y una solución para hacer frente a esa necesidad, y luego utilizan el makerspace para implementar una solución.

La primavera pasada, un estudiante construyó una cama para atender las necesidades de los niños en adopción dentro de su comunidad.
Este proyecto anima a nuestros estudiantes a tomar acciones y conmemorar su compromiso con el servicio.
Ellos abogan por los temas que les apasionan y crean soluciones que impactan la vida de los demás “, dice Doriane Marvel, coordinadora del IB del Distrito Escolar Round Rock.

 

Habilidades del siglo XXI

El Foro Económico Mundial publicó en su informe de trabajos futuros, la predicción de las 10 principales habilidades necesarias para prosperar en la fuerza laboral en 2020.

Alyssa Voigt, coordinador del makerspace y Mediacenter para el distrito escolar de Kettle Moraine en Wisconsin dice que “Los estudiantes aprenden las habilidades de resolución de problemas complejos, pensamiento crítico, creatividad, toma de decisiones y flexibilidad cognitiva, mientras están en el makerspace, no es casualidad que estas habilidades estén listadas en el informe del top 10 de trabajos del futuro.”
De hecho en un día cualquiera en un makerspace es probable ser testigo de la mayoría, sino es que todas las habilidades enumeradas en el informe.
Voigt concluye: “Estas habilidades ayudarán a nuestros estudiantes sin importar su trayectoria académica o profesional en la vida.”

 

Conclusión

Los datos sobre el trabajo de los makerspaces probablemente no existirán en forma de puntajes de prueba estandarizados.

Pero lo que sí sabemos ahora es que si los makerspaces proporcionan oportunidades para que los estudiantes comprendan y pongan en práctica el Design Thinking, Aprendizaje-servicio y Las Habilidades del siglo XXI, los estudiantes estarán mejor preparados para un futuro laboral que requerirá de estas mismas habilidades.